a los ojos de la verdad

| | |
Bueno... en esta pag. voy a comenzar algo que veo a muchos hacer... una hirtoria a partir de un libro... en este caso ¡¡¡divergente!!!... aquí les dejo el primer capitulo:

Capitulo 1#

Es mi turno para entrar en el salón.
Dentro es una caja de espejos, sólo una mesa de ordenador y una silla cambian el ambiente, al lado del ordenador, sentado sin inmutarse de mi entrada un señor de por lo menos 30 años
-hola, soy Yale- dice él, tiene una voz tranquila- por favor recuéstate allí- miro para donde se dirige su mano y voy a sentarme.
Yale se acerca y  me da un pequeño vaso con un liquido transparente, me pide que lo tome, yo hago caso no por que confíe en el sino por que sé que es lo que tengo que hacer.
de repente ya no estoy en la sala de espejos, sino en el comedor del instituto con una mesa frente a mi, en ella hay un trozo de carne y un cuchillo del tamaño de mi brazo, no sé que haré con ellos.
- Elige Christina- dice una voz detrás mio, con una voz que me parece familiar, alargo mi brazo y dudo por un momento, pero elijo el cuchillo. De repente escucho un gruñido y volteo, un enorme perro esta a punto de embestirme, sin darme cuenta mi brazo ya esta en su cuello con el cuchillo incrustado. Me asombro de lo que acabo de hacer pero al instante me despierto.
-Ya tenemos tus resultados Christina - por un momento me cuesta entender sus palabras pero después se ordenan en mi mente- tu resultado es osadía, ya puedes irte.
Yale abre una puerta de la que no me había fijado hasta ese momento y me da paso a salir. Afuera me dirijo a mi salón pero no pongo atención tengo mucho que pensar para mañana.

capitulo 2#

-Christina- me despierto de golpe y me doy cuenta de lo que pasa, me están llamando, es mi turno para elegir.
Me paro y me acerco a la parte principal del salón, es mi turno de elegir. A pesar de que quiera seguir con mi familia no puedo, no soportara vivir en verdad mucho mas tiempo, sobre todo por que al elegir a verdad como facción estaría mintiendo y eso es en contra de lo que elija.
El señor que está al lado de la mesa pone frente a mi el cuchillo con el que decidiré mi destino.
Mi mano pasa por un sobre el vidrio, pero se un momento a otro se lo que quiero, se quien soy.
Soy fuerte, soy valiente, soy osada.
Mi mano se posa sobre las brazas de osadía, el cambio esta hecho- ya no lo puedo cambiar- ahora comienza mi nueva vida.
Se escucha regocijo entre los osados, por me doy vuelta, y mi madre ya no esta en la sección de verdad, ya no tengo nada de ella, ni de mi hermana, solo se que cuando me dijo que esta decisión era lo mas importante de mi vida, lo decía enserio, ella siempre quiso lo mejor para mi.
Ahora lo único que me queda es esperar que venga a verme el día de visita.


1 comentarios:

Álex Requena dijo...

jajaja la idea es muy buena y se presenta muy bien. Me gusta.

Publicar un comentario